-Periodismo de Opinión-

  - 
Neuquén 
Patagonia - República Argentina - 
Fecha de inicio 28 de abril de 2.006

ABUSO TARIFARIO DESDE EL MÁXIMO NIVEL AL USUARIO MÁS POBRE.
Negativa

No se deben exigir sacrificios a quiénes ya están desposeídos económicamente.
La crisis que la paguen los que pueden solían decir en otros tiempos de rebeldía, ante el atropello y el abuso del centralismo. Generalmente eran personas físicas, trabajadores o simples activistas de diversas organizaciones. Hoy, esa postura se traslada a diversos niveles de organizaciones civiles, comerciales e incluso del Estado. Y en este caso la situación planteada originalmente por el presidente la CALF, Carlos Ciapponi, ha logrado el apoyo altamente mayoritario (77 a 9 votos), para rechazar el aumento desmedido que exige CAMMESA. En principio la asamblea decidió apoyar la iniciativa de efectuar un pago de $ 100 millones, postergar el saldo negociado y no trasladar el aumento a las facturas de los usuarios. Ciapponi desde el inicio de resistencia advirtió el crecimiento de la mora y sobre el efecto que provocaría un nuevo aumento. Otra raección contra un proceso deshumanizado que el gobierno nacional impone de manera absolutista y sin duda autoritaria, para seguir favoreciendo a sectores de gran poder económico e incluso, de amistosa relación con el presidente Mauricio Macri. 
Respaldar la rebeldía

Es imprescindible que la conducción de  CALF cuente con el apoyo institucional ante la avanzada centralista, que no mide las consecuencias  devenidas de políticas absolutistas. Viernes 1 de febrero la electricidad sube un 32 %.
La situación de diversas cooperativas de distribución de electricidad en el país, es grave y transitan la senda de la controversia entre la exigencia económica de un gobierno centralista, y la consideración por los asociados. CALF es una de ellas y tal vez la más importante en su rango. Su presidente Carlos Ciapponi había anticipado que no trasladarían los futuros aumentos que impusiera Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico SA (Cammesa), por imperio de la política tarifaria impuesta desde el gobierno nacional. Asimismo había expresado una serie de críticas relativas a los beneficios de corporaciones como EDENOR y EDESUR, claramente relacionadas con el poder gubernamental de la Nación. Posteriormente planteó anticipando la estrategia de la cooperativa CALF, que podría efectuar un pago parcial ante el incremento equivalente a unos % 150 millones. Desde CAMMESA no demoraron en apelar ante la Justicia que a su vez, hizo lugar a la petición que obligaba a la cooperativa neuquina (y a otras del país) a pagar y además, trasladar el incremento a los usuarios del servicio. Una decisión más que llamativa porque el juez actuante no tiene derecho a obligar a Ciapponi ni a nadie, que aumente las tarifas. Sobre el tema el presidente de CALF aclaró que “no hay ninguna posibilidad de trasladarle la suba a los usuarios, a los que ya les cuesta pagar las actuales facturas” advirtiendo que se producirían corte de servicio. Asimismo agregó que ante el fin de la negociación de parte de los funcionarios nacionales, que espera el resultado de una asamblea que podría considerar factible, incluso formalizar una deuda tal lo hacen las autoridades de las grandes empresas EDENOR y EDESUR protegidas por el gobierno nacional. Distribuidoras estas que gozan de beneficios financieros con muy bajo costo a largo plazo y no han cumplido con las inversiones, tal se comprueba en estos días con las altas temperaturas, gran consumo y salida de servicio con cientos de miles de hogares sin electricidad. Asimismo Ciapponi advirtió que la llamativa decisión del juez actuante no tiene el respaldo suficiente y por ende no prosperará en su fin condicionante, para beneficiar al sector privado que abusa de las buenas relaciones con el gobierno de Macri. 

Rebeldía cooperativa
Ciapponi advirtió que van con la verdad y rechazan el nuevo aumento.
Organizaciones nucleadas en la  Federación de Cooperativas Eléctricas de la Argentina, reaccionaron finalmente, ante los excesos tarifarios del fluido que llega a los hogares de unos 4 millones de argentinos. Entre ellas está la cooperativa CALF que se destaca por ser una de las más poderosas en función de que asiste con el servicio a casi un cuarto de dichos hogares. La decisión fue comunicada por el Carlos Ciapponi, presidente de CALF, en cuanto a rechazar el aumento impuesto por la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (CAMMESA), en razón de la imposibilidad de trasladar el cargo a los consumidores, que ya están ene l límite de sus posibilidades económicas. La suba simultánea de las diversas tarifas de servicios a los hogares, más los altos costos de alimentos y recursos de vida, hace imposible seguir incrementando en este caso, el precio de la electricidad. La negativa está planteada y deja a la vista dos beneficios. Uno es al menos frenar dicho aumento de tarifa eléctrica y el otro, es la demostración esperada de una respuesta comprometida con el fin social de la institución, que nae de la iniciativa popular y no deber, actuar en contra de los intereses o posibilidades de la mayoría de sus asociados. Recordemos que poco antes el gobierno nacional quitó el beneficio tarifario interno para atenuar los costos a través de la llamada “tarifa social” que ahora, no existe, provocando otra carga a los gobiernos provinciales que en mayoría, habían advertido sobre la imposibilidad de absorber la nueva carga. Políticas centralistas que dan la espalda a las realidades regionales de un país, que han llevado en casos al extremo que, como en el caso de la electricidad está generando reacciones adversas. Ciapponi dijo que “El servicio eléctrico es considerado un servicio esencial, y Hacienda debe fijar una alícuota de IVA diferencial. Por ejemplo, el pan y la leche pagan 10,5% de IVA. Sin embargo, el usuario de electricidad paga un 21%, y un comercio o una pyme paga el 27%. En los últimos tres años, se pagó un aumento por encima de cualquier recomposición salarial, y debió aplicarse el IVA como servicio esencial, y no que los comercios y las pymes tengan que pagar hasta un 27%. Nosotros vamos a decir la verdad, a informar lo que pasa, no como otros que prefieren quedarse callados, no decir nada”. Antes publicamos...
Quita de subsidios
La medida impacta en la economía doméstica.
El gobierno nacional sigue profundizando las medidas de ajuste y en este caso, con la quita  subsidios a los servicios eléctricos, afectando también a los usuarios de Neuquén. De allí que el titular de la cooperativa CALF, informó sobre esta medida que alcanza a las tarifas mayoristas, desapareciendo el porcentaje mayor de la bonificación del rubro. Por ello las tarifas domésticas que se subsidiaban, se verán equiparadas con la facturación del común denominador perdiendo los más desposeídos, el beneficio que hasta ahora tenían a través de la llamada “tarifa social”. El representante de CALF dijo también que dependerá de los gobiernos municipal o provincial, que se contemple el mantenimiento de dicho subsidio, tras la quita efectuada por el gobierno nacional.