Periodismo de Opinión
  - 
NeuquÉn 
Patagonia - RepÚblica Argentina - Fecha de inicio 28 de abril de 2.006
Importación contradictoria

Con la llegada de los primeros embarques de productos importados se abre una nueva polémica en la que las quejas se comparten entre grandes industriales y empresarios PYMES. En cambio festejan aquellos que poseen las grandes cadenas comerciales, importante capacidad económica y de hecho poco aprecio por la industria argentina. Tema que generó reclamos desde la UIA que de todos modos, controla su queja  en la espera de beneficios que la incluyan. Los importadores, por ejemplo los súper mercados, tendrán el beneficio con quita de impuestos, que no alcanza a los pequeños productores o comerciantes nacionales. 

En realidad la importación es una alternativa contradictoria en este caso, en respuesta a los abusos en remarcaciones de precios a partir de la orden de largada que previamente lanzó el gobierno nacional so pretexto de una competencia que ya se intuía, sería superada por la cartelización empresaria. Tras el efecto inflacionario opuesto al discurso de Milei/Caputo de bajar la inflación que primero subieron con desparpajo por la liberación de precios; pretenden que el proceso se revierta y lo único que logran son más cuotas, y campañas saturadas de falsedad ideológica con descuentos tras dichos aumentos. Autoridades de la Secretaria de Comercio alegan que con esta estrategia se provocará la inexistente competencia que también alimenta la inflación que quieren mostrarle en baja a Kristalina Georgieva. Frente a este argumento los empresarios PyMES sienten que el proceso los va a volver a arrastrar como ya ocurrió en experiencias anteriores con Martínez de Hoz, Cavallo, Sturzenegger en la primera etapa, Macri y su equipo y de hecho actualmente. 

Por estos antecedentes desde las Pymes advierten que "abrir las fronteras para que haya inundación de productos terminados sólo tiene un efecto real: importamos trabajo de países que sí apuestan a la industria, lo que implica que eliminaremos el salario local, el empleo y también las pymes". Argumentos que a la vez los estimula a pedir una vez más, que regulen el comercio para evitar la ola arrasadora. La paradoja muestra que poco tiempo atrás pedían liberar el mercado y ahora, este fenómeno especulador se los quiere devorar. En simultáneo está el llamado, otra vez, a los capitales del mercado negro internacional que algunos relacionan con el narcotráfico; para que se produzca la conocida escena inversora que termina fugando ganancias de la timba financiera y se retiran cuando el negocio se terminó, dejando el también conocido estado de crisis y miseria. En cuanto al avance de la postura desde la UIA, se agrega que el reclamo empresario del sector refiere que "Mientras los productores nacionales deben pagar en 4 cuotas mensuales y con impuesto PAIS los insumos necesarios para la fabricación, los importadores de bienes terminados estarán exentos de impuestos y tendrán acceso total a las divisas necesarias en un solo pago a 30 días. Afecta seriamente la competitividad de las empresas que operan, producen y emplean en el país".